¿Qué es el trastorno de estrés postraumático?

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) o la abreviatura PTSD, que proviene del término inglés Post-traumatic Stress Disorder, surge como resultado de un evento que implica la muerte inminente o lesiones graves o representa una amenaza masiva para la integridad física de uno mismo u otros. Los desencadenantes típicos son accidentes, robos, violaciones, pero a veces nacimientos, cirugías o información incorrecta sobre enfermedades potencialmente mortales. Hay una sensación de absoluta impotencia u horror, que a su vez conduce a trastornos del sueño, aumento de la excitación vegetativa y, a menudo, retraimiento social.

Trastorno de estrés postraumático TEPT

Imagen: Tyler Sturos / Pixabay

¿Cómo afecta el trastorno de estrés postraumático?

El TEPT surge de un trauma no procesado. Si una persona se ve afectada por un evento traumático y no puede defenderse contra él, el procesamiento se lleva a cabo durante el sueño. Esto a menudo crea pesadillas y trastornos del sueño. Si el procesamiento del trauma es exitoso, queda un recuerdo, pero no va acompañado de emociones violentas o reacciones vegetativas como latidos cardíacos, sudoración, náuseas o similares.
Si el cerebro está abrumado por el procesamiento del trauma, la memoria y los sentimientos no pueden separarse. Ciertos desencadenantes reviven las imágenes del trauma, incluidos los sentimientos violentos y las reacciones vegetativas. Esto a menudo conduce a una tensión vegetativa permanente y un retraimiento social.

A veces, un primer trauma se procesa relativamente bien y solo una nueva traumatización conduce a la imagen de un TEPT (TEPT).

Se supone que entre el 5 y el 10% de la población estará gravemente traumatizada en algún momento de sus vidas y desarrollará TEPT, un trastorno de estrés postraumático.

Síntomas de TEPT

Además de los trastornos del sueño, el trastorno de estrés postraumático a menudo conduce a los llamados flashbacks, en los que ciertas imágenes u olores reviven las situaciones traumáticas. Como resultado, muchos pacientes intentan de tratar sus síntomas con alcohol, cannabis, opiáceos, benzodiacepinas u otras drogas. El dolor crónico también puede ser el resultado de una experiencia traumática, al igual que los trastornos de depresión y ansiedad. Desafortunadamente, los traumas causales no siempre se reconocen, lo que puede conducir a un tratamiento incorrecto.

Muchas personas con adicciones o síndromes de dolor crónico en realidad sufren de TEPT no detectado y no tratado. No es raro que sean personas que no quieren admitir que son “débiles”: soldados, bomberos, médicos de emergencias. A veces son los familiares que se dan cuenta primero cómo la persona cambia gradualmente. Una retirada social, problemas de asociación, aumento del consumo de alcohol y drogas. El riesgo de suicidio también aumenta significativamente en los trastornos de estrés postraumático.

Tratamiento del trastorno de estrés postraumático
Cuanto antes se trate el TEPT, mejor será el pronóstico. Pero los traumas de hace mucho tiempo aún pueden ser tratados.

EMDR (Desensibilización y reprocesamiento del movimiento ocular) ha demostrado ser particularmente útil en el tratamiento del trastorno de estrés postraumático. Es el tratamiento más efectivo del mundo para el trastorno de estrés postraumático.

 

Tratamiento de estrés postraumático

En el tratamiento psicoterapéutico de TEPT ha resultado ser de especial relevancia el EMDR (Eye Movement Desensitization and Reprocessing), en español, desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares (Hofmann, 2005). Se aplica en todo el mundo como el método más efectivo para tratar el estrés postraumático.
Para tratar el trastorno de estrés postraumático con EMDR primero se hay que establecer crea relación de confianza entre el paciente y el terapeuta.
El tratamiento consiste en que el terapeuta le pide al paciente que recuerde ciertos eventos y hace que hagan movimientos oculares rápidos de izquierda a derecha. Estos movimientos oculares generalmente ocurren durante el sueño REM (movimientos oculares rápidos), en los que soñamos y procesamos experiencias. El postratamiento del trauma es posible y los sentimientos negativos asociados se debilitan. Además de los movimientos oculares rápidos, también se pueden realizar otras estimulaciones bilaterales.

También se puede utilizar la hipnosis y la terapia de exposición en la realidad virtual, en la que los eventos se pueden recordar, controlar y cambiar las emociones a un nivel seguro.

Las técnicas de relajación como el entrenamiento autógeno, la relajación muscular progresiva y la mbsr también son una parte importante de la terapia, ya que ayudan a reducir el estado vegetativo de la excitación y aseguran un mejor sueño.

Además de una psicoterapia intensiva y dependiente del trauma, también se aplican tratamientos farmacológicos y terapias de estimulación cerebral. Tradicionalmente se emplean antidepresivos, pero con resultados mediocres.

Tratamiento de TEPT con terapia de ketamina

Estudios recientes han demostrado la efectividad de la terapia de transfusión de Ketamina (Feder, 2014), así como del neurofeedback (Gapen, 2016), biofeedback de variabilidad de frecuencia cardíaca (Tan, 2010) y la estimulación magnética transcraneal repetitiva (Peckel, 2017).

Los efectos antidepresivos y disociativos de la ketamina ayudan a “sobrescribir” la memoria traumática, similar a cómo funciona con la memoria adictiva en pacientes con adicciones.
Sin embargo, esto solo debe hacerse como parte de la psicoterapia y con un psicoterapeuta experimentado en ella.

En el Instituto Dr. Scheib somos los pioneros en Europa en tratamientos con nuestra terapia combinada de ketamina para enfermedades como TEPT, depresión mayor, trastorno obsesivo compulsivo y adicción.
Neurofeedback y HRV biofeedback ayudan a reducir la excitación vegetativa. RTMS reduce las partes depresivas del trastorno y ayuda contra la presión de la adicción y el dolor crónico.

Todas estas formas de terapia sirven para complementar el tratamiento psicoterapéutico y no deben usarse solas.

Es importante para todos los pacientes traumatizados que se evite una nueva traumatización a través del tratamiento. Es por eso que una relación de confianza terapeuta-paciente es primordial.
¡Los pacientes con TEPT severo siempre deben recibir terapia especializada con terapeutas especialmente entrenados en el campo del trastorno de estrés postraumático!

En la Clinica Dr. Scheib en Palma de Mallorca tratamos personas con trastorno de estrés postraumático profesionalmente y con mucho éxito con terapias modernas. Cada paciente recibe una terapia personalizada en función de sus necesidades.
Ofrecemos tratamientos intensivos con resultados en dos o tres semanas.

Si está interesado en el tratamiento psicosomático, contáctenos ahora. Nos pondremos en contacto con usted personalmente para encontrar la mejor terapia posible para usted sin compromiso.